miércoles, 21 de agosto de 2019

LA CONFIRMACIÓN (3a.parte)*


¿Jesús fue transformado cuando recibió el Espíritu Santo en el Jordán?,  le pasó algo? en función de qué?
En función de poder realizar la misión que el Padre le encomendaba.  Ahora bien como Jesús fue transformado y lleno de carismas del Espíritu Santo para poder realizar su misión, el día de Pentecostés, cuando Jesús bautiza con Espíritu Santo a los apóstoles, el Espíritu Santo transformó a los apóstoles interiormente,  primero una transformación interior y segundo los llenó también de carismas para que pudieran ellos a su vez  realizar la misión que Jesús resucitado y subido al cielo les encomendaba.

Pentecostés es la transformación interior de los apóstoles, de miedosos y temerosos en audaces testigos y proclamadores de Jesús, con una audacia y una fuerza hasta de entregar hasta la vida por Jesús, por comunicar el Reino de Dios en el mundo.

El Espíritu Santo los purificó, el Espíritu Santo purifica, los santificó, los hizo santos, les quitó muchas cosas que les estorbaban, les quitó el miedo, eso es lo más fácil de entender. Y les comunicó muchas carismas para poder comunicar el mensaje de Jesús.

En primer lugar lo que el Espíritu Santo les dio a los apóstoles  fue comprender quién era Jesús. Habían vivido dos años y medio codo a codo con Jesús, y a pesar de eso no podían conocer quién era Jesús. El día de la crucifixión ellos dijeron, todo se nos acabó, lo mataron, lo sepultamos, qué más queda?
El Espíritu Santo vino a darles fortaleza y audacia, primero luz en el entendimiento y luego el don de hablar quién era Jesús, de proclamar quién era Jesús al mundo entero, y tercero de
de poder hacer nacer la iglesia de Jesús a la cual agradecidamente pertenecemos (Hch 2,15). Cuándo nació  la primera comunidad cristiana?, el día de Pentecostés, cuándo nació la iglesia visiblemente, sociológicamente, con un grupo concreto de personas ?, el día de Pentecostés.
Lo dice el mismo texto de Hechos de los Apóstoles 2, 15. Cuando salieron los apóstoles a hablar de Jesús, la gente viéndolos transformados, cambiados, hablar sin miedo, con poder, hablaron de Jesús, dijeron los que los vieron, ¡están borrachos!, la respuesta fue estos no están borrachos como vosotros suponéis, son apenas las nueve de la mañana, lo que pasó es que nos cayó el Espíritu Santo anunciado por los profetas y anunciado por Jesús. El Espíritu Santo llevó gente, produjo como un estruendo, un estruendo raro, en Jerusalén hubo un trueno, el trueno pasó  pero la gente curiosa fue a ver qué había pasado y lo que encontraron no fué un rayo ni nada, lo que encontraron fue a los apóstoles transformados hablando de ese  Jesús a los que los judíos había sido crucificado. En el cap 2,41 dice, los que acogieron la palabra de los apóstoles fueron bautizados y aquel día se les unieron unas tres mil personas, a las seis de la tarde la iglesia de Jesús había nacido gracias a varias cosas:
Gracias al Padre que había ungido a Jesús con el E. S.,
Gracias a Jesús que había derramado y bautizado con Espíritu Santo a los apóstoles
Gracias a que los apóstoles hablaron enérgicamente, valientemente acerca de Jesús.

Gracias al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo que vino y gracias al testimonio ardiente de los apóstoles y a partir de ese día existe la iglesia cristiana fundada por el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo y la predicación de los apóstoles, nació un mundo nuevo, ante los ojos de Dios,  y el mundo viejo también siguió, el mundo del pecado sigue adelante, hasta el día de hoy y no se va a acabar mañana. Pero admirablemente un mundo de presencia de Dios, de gracia de Dios, de corazones transformados ha comenzado y existe a la par en ese mundo de la carne, y quienes son los de ese mundo nuevo? Aquellos a los que Dios saca del mundo permitiéndoles seguir viviendo en el mundo sin ser como del mundo y allí estamos nosotros, de tal manera que si en este mundo que se ve sigue existiendo mucho mal que se ve,  hay un mundo enorme, el mundo del Espíritu Santo, del Padre, de Jesús, de la gracia, un mundo espiritual no carnal que va caminando y que somos nosotros también y que podemos bajar del mundo de Dios al mundo de la de la carne. Qué hacemos cuando cometemos un pecado mortal que ofende a Dios? Nos bajamos al mundo de la carne que se ve.

El mundo del Espíritu, de la santidad,  el mundo de la vida no se ve pero lo vivimos, y todos los que estamos aquí pertenecemos también a ese mundo del Espíritu, lo vivimos, viviendo nuestra vida en el mundo sin ser de este mundo pecador. Esa es la paradoja de la vida cristiana.

Somos propiedad de Dios que nos sacó del mundo del pecado mediante los tres sacramentos de la iniciación cristiana. El bautismo la confirmación y la constante participación en la Eucaristía en la que está Jesús humano y divino, con todo su poder esperándonos a nosotros para darnos vida divina.

------------
* continuamos presentado la conferencia del P. Carrillo sobre la Confirmación expuesta de manera sencilla pero muy profunda como él nos explicaba los misterios de nuestra fe. es la tercera parte, la próxima será la última sobre este tema.



miércoles, 7 de agosto de 2019

LA CONFIRMACIÓN (2ª PARTE)

Decíamos que el Evangelio nos cuenta por lo menos tres intervenciones del Espíritu Santo en la vida humana de Jesús:
1º en su concepción. Si el Espíritu Santo llenó a María, cómo llenaría a Jesús, al Verbo Eterno de Dios que escoge un vientre virginal para hacerse hombre.
Lo importante es que el Hijo Eterno de Dios se hizo hombre.

Una celulita habitada ya por el Espíritu Santo, desde su primer instante el Hijo de Dios es el Hijo del Hombre en el seno inmaculado de la Virgen María y la naturaleza humana de Jesús quedó santificada por la santidad que le comunicó el Espíritu Santo. Por eso el Ángel le comunicó a la virgen que el que va a nacer será llamado Santo Hijo de Dios.
Pero el Evangelio también nos cuenta que Jesús fue creciendo , como nosotros, en en sabiduría, en conocimiento y estatura y gracia ante Dios y ante los hombres.
El crecimiento humano de Jesús, un momento importante fue cuando sonó la hora de Dios para que Jesús comenzara su ministerio público, proclamando la palabra de Dios, sanando a los enfermos, perdonando a los pecadores., caminando por todos los caminos de Palestina para hablar que Dios quiere reinar en el corazón del ser humano.
Para capacitarlo para ese momento importantísimo en que va a iniciar un nuevo género y misión de vida, el Padre unge a Jesús hombre con el Espíritu Santo y ese momento es el Bautismo de Jesús en el Jordán. En ese momento nos cuenta el Evangelio, sobre todo  el evangelio de San Marcos que los cielos se rasgaron sobre Jesús y el Espíritu Santo entra en Jesús, penetró en Él. Como una ave baja del cielo y se posa en un alero, así también el Espíritu Santo creador baja como una paloma y penetra en Jesús y Jesús es transformado, es ungido con el Espíritu Santo para que pueda comenzar a realizar su misión, pero para realizar su grande misión el Espíritu Santo lo llenó de dones y carismas, de capacidades para que Jesús pudiera realizar su misión.
Le comunicó el Espíritu Santo el don de predicar, el don de perdonar los pecados, le comunicó el carisma de sanar a los enfermos en su cuerpo, pero le comunicó el don de sanar a los enfermos de las heridas del corazón. Es un carisma más profundo, sanar el interior de los corazones. Estos carismas los ejerce hoy y más fuertemente ahora que está en el cielo. El Espíritu Santo lo transformó,  lo llenó de carismas.
Jesús lleno del Espíritu Santo en su concepción y lleno del Espíritu Santo en su bautismo, y antes de su pasión, un momento crucialísimo en la vida de Jesús fue cuando le tuvo que decir a su Padre: no lo quiero, no quiero sufrir y no quiero morir, y te lo pido sabiendo que para ti todo es posible pero Jésus  agrego pero en definitiva no te pido lo que yo quiero, sino que acojo tu voluntad, yo quiero lo que tu quieras,  que se haga tu voluntad y  ese momento fue en Getsemaní. Si tu voluntad es que yo muera, aquí estoy.  En el momento de la agonía en Getsemaní, necesitaba también una invasión de Espíritu Santo, en ese momento trascendentalísimo de su vida, el Espíritu Santo fue imaginado como un ángel que lo confortaba, de tal manera que lo llena de fuerza y Jesús se presenta tranquilo sobremanera, cuando llega la turba el sale fuera y les pregunta a quién buscan?

La Epístola a los Hebreos nos conserva un versículo magnífico pero no con imágenes pero dice lo mismo, Jesús al impulso del Espíritu Eterno se ofreció a sí mismo como víctima de expiación a Dios. (Hb 9,14)

Ahora con la resurrección Jesús adquiere una naturaleza humana diferente, inmortal, entra a otro mundo, Él, Jesús hombre. Va a comenzar una misión diferente, ser el Señor del universo, ser el Supremo Rey y ser el Sumo Sacerdote. Para ejercer esa triple función grandiosa, que no podemos ni imaginarla, Jesús recibe en su naturaleza humana una nueva unción del Espíritu Santo y el Padre le regala a Jesús glorificado el Espíritu Santo (Hch 2,32-33).
-------------------------

continuamos con la 3ª parte la proxima sesión

miércoles, 24 de julio de 2019

LA CONFIRMACIÓN (1ª PARTE)*


El Sacramento de la Confirmación perpetúa en la Iglesia la gracia de Pentecostés, de tal manera que Pentecostés es el día de nuestra confirmación cuando Jesús nos llena de Espíritu Santo para que realice, el Espíritu Santo, en nosotros Iglesia lo que realizó en los apóstoles.
La Confirmación es nuestro Pentecostés personal. Por el bautismo somos hechos hijos de Dios, por la confirmación somos llenos de Espíritu Santo que nos transforma, nos comunica vida, nos comunica carismas, para construir la Iglesia de Dios.
Creemos a veces que la navidad es lo máximo y claro que es lo máximo bajo el punto de vista de la ternura, del amor, de los regalos , de la convivencia familiar; pero para Jesús no fue lo máximo. El día de nuestro nacimiento es el día máximo de toda nuestra existencia, es el primer día de la vida, cuando todo va a comenzar, se nos ocurriría que el día máximo es el jueves santo por ser el día de la Institución de la Eucaristía, ó el viernes santo por ser el día de la redención, el rescate de la humanidad y sobre todo porque todas nuestras iglesias católicas están presididas por un crucifijo y entonces la visión del crucificado como que ha abarcado nuestro pensamiento, nuestra imaginación pero no es el día máximo para Jesús. El día máximo para Jesús no fue el día de su muerte como para nosotros el día máximo no va a ser el día de nuestra muerte. Pensamos con grande acierto que el día máximo para Jesús puede ser el día de su resurrección y ya nos estamos con ello acercando a la verdad total.
El día de la resurrección estamos celebrando el misterioso paso de Jesús de este mundo a la eternidad, al mundo de Dios, el día de la resurrección Jesús ya no es de nuestro mundo, por eso cuando se aparece a veces lo reconocen, Él quiere infundir la fe de que el que ha muerto ha resucitado. Pero a veces no se le reconoce, Magdalena que había amado tanto al Señor a veces no lo reconoce, sus discípulos, los discípulos de Emaús que venían caminando con Él una hora, hora y media porqué no lo reconocen? Porque Jesús ya no es de este mundo, ha resucitado, pero no a la condición humana antes de su muerte, sino que ha pasado a la eternidad pero el que murió ése mismo resucitó pero a una vida totalmente diferente.
Pensaríamos que el día de su resurrección, el día de Pascua es el día máximo para Jesús pero todavía no, litúrgicamente al menos, porqué? porque el día de la resurrección de Jesús conmemoramos su paso a una nueva vida. Sin ser ya de nuestro mundo se aparece a diferentes personas, y grupos durante cuarenta días, nos queda la impresión de que todavía está en nuestra tierra.  Pero después de cuarenta días la liturgia celebra el día máximo para Jesús y que desgraciadamente permanece muy oscuro a nosotros , es el día de la Ascención de Jesús. Ordinariamente celebramos su subida al cielo y hasta allí nos quedamos, pero no nos preguntamos qué le sucedió a Jesús cuando subió al cielo. Como es un misterio enorme la Biblia nos lo cuenta muy poéticamente, que el último de esos cuarenta días estando Jesús con sus discípulos les dice ya me voy, ya no me volverán a ver y bellamente el libro de los Hechos de los Apóstoles nos narra que Jesús se fue elevando y pronto una nube lo arrebato a la mirada de ellos y no lo volvieron a ver más, porqué? Porque Jesús no se había marchado unos kilómetros más
Este era un signo sensible de que Jesús había pasado al cielo para siempre sin dejarse  ver más, sin haberse manifestado como humano en la vida en la tierra, ni siquiera durante cuarenta días como resucitado, sino que a partir de esa fiesta de la Ascensión Jesús está en Dios, nosotros decimos en el cielo pero qué significa el cielo? le cambiamos el nombre por el de el paraíso, el gran misterio es que Jesús está en Dios, pero qué le sucedió a Jesús, qué le pasó al llegar al cielo?

Con lenguaje bíblico, les explico: el Padre que estaba esperando a su Hijo que había terminado su misión que le había encomendado, le organizó una fiesta en el cielo, en qué consistió?, yo me imagino un salón gigantesco en el cielo, los ángeles y arcángeles y los que habían muerto y estaban en Dios lo reciben cuando Jesús hace su entrada Triunfal en el santuario en el cielo, esto es pura imaginación, pero responde a una realidad teológica y llega hasta el trono hasta donde está su Padre Dios. ¿De quién les estoy hablando, de Jesús Dios ó de Jesús hombre?
Del Jesús que resucitó, del Jesús que murió, del que sube al cielo, del Jesús Hombre, a ese Jesús hombre es el que recibe el Padre en el cielo, el Padre se levanta para recibir no sólo a su Hijo eterno, sino a Jesús el Hijo eterno hecho carne que murió y resucitó, así que la fiesta podemos decir es a Jesús hombre.
Entonces el Padre hace dos cosas con Jesús, le dice Hijo sube al trono divino mira que he preparado un sitial a mi derecha , para ti, te constituyo Señor del Universo entero, Señor de cielos y tierra, te constituyo el Rey de Reyes Supremo Ungido, te constituyo Sumo Sacerdote para toda la eternidad para que intercedas por los hombres por quienes has dado tu vida. Entonces el Padre constituyo a Jesús con tres títulos, 1. El Señor del Universo entero, Señor de cielos y tierra, 2. Rey de reyes, supremo Rey, 3. Sumo Sacerdote para toda la eternidad que intercede constantemente por todos aquellos a quienes vino a salvar. Pero no sólo al constituirlo y sentarlo a su derecha, le da el regalo máximo que el Padre le puede dar a su Hijo Jesús, hombre exhaltado a su derecha, puede darse a sí mismo, el Padre le regalo a Jesús como don supremo último, le regaló el Espíritu Santo y Jesús sentado a la derecha del Padre recibe del Padre el Espíritu Santo. Me dirán ustedes ¿es que Jesús no tuvo siempre Espíritu Santo?, cómo usted dice que se lo dio en ese momento?
De quién se trata de Jesús Dios? Ó de Jesús hombre?
En la vida de Jesús el Evangelio nos cuenta nos cuenta por lo menos tres intervenciones del Espíritu Santo en la vida de Jesús . 

* Estaremos presentado la conferencia del P. Carrillo sobre la Confirmación expuesta de manera sencilla pero muy profunda como él nos explicaba los misterios de nuestra fe.

miércoles, 10 de julio de 2019

RAÍCES BÍBLICAS DEL BAUTISMO (quinta parte)



    4. “El bautismo nos transforma en templos donde habita el Espíritu Santo”; el bautismo nos convierte en morada donde habita Dios. Dios habita en nosotros; somos templos del Espíritu Santo. 
      Dos textos que avalan estas palabras tan bellas: “’¿No sabéis que sois santuario de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?”. (1ª Co 3,16).
      Y luego una cosa mucho más impactante. San Pablo sabe que el ser humano tiene espíritu y cuerpo, alma y cuerpo; tenemos parte espiritual y parte material. La parte espiritual se nos escapa, es más fácil conocer nuestro cuerpo. Conocer nuestra alma, nuestro espíritu, óigame. Gracias a nuestra alma vivimos, sabemos lo que somos. Pero conocer qué es nuestra alma no es tan fácil como conocer y destazar el cuerpo para ver que hay ahí dentro. ¿Un cáncer incurable? Pues ciérrele y que se muera cuanto antes, no queda otra. Y en esta bella palabra dice san Pablo: “¿No sabéis que vuestro cuerpo?”, no dice vuestra alma, vuestro espíritu, sino se atreve a subrayar: “¿no sabéis que vuestro cuerpo es santuario del Espíritu Santo, que estás en vosotros, que habéis recibido de Dios y que por lo tanto no os pertenecéis?”. Imagen, analogía. Un hijo podrá decir “yo me pertenezco a mí mismo, yo no pertenezco a mis padres? Pues no. En el fondo, fondo, fondo, dice “yo soy de mis papás”; en el fondo, fondo, fondo, no nos pertenecemos, somos de Dios.
     5. Y este tema es más difícil. ¿Conocen los injertos?un injerto es metido en el tronco de un árbol, y el injerto vive con la vida del tronco del árbol. ¿Verdad? Y saben que el bautismo nos injerta en Jesús que muere, no en Jesús muerto, sino en Jesús que está muriendo; y al mismo tiempo el bautismo nos injerta en Cristo resucitado, que no solamente nos injerta en Cristo resucitado sino en Cristo glorificado a la diestra del Padre. Nosotros estamos metidos en Cristo que esta muriendo, estamos metidos en Cristo resucitado  y estamos metidos en Cristo glorificado a la diestra del Padre. ¿Cómo puedo estar metido al mismo tiempo en Cristo que está muriendo, en Cristo resucitado y en Cristo glorificado? No entiendo, pero lo “creo” y lo admito y lo quiero. Somos un misterio, y la palabra de Dios, el Nuevo Testamento lo dice clarito: Col 2,12, hasta sepultados: “Sepultados con Cristo en el bautismo, con él también habéis resucitado, porque creéis en la acción de Dios que lo resucitó de entre los muertos”. Estamos en la cruz muriendo con él; estamos sepultados con él; estamos resucitados con él. Y el apóstol Pablo fue todavía más audaz y en Ef 2,6 dice “con él nos resucitó y nos hizo sentar en los cielos en Cristo Jesús”. Jesús está sentado a la derecha del Padre, una imagen, y nosotros estamos injertados en Cristo Jesús, allí estamos. Me dirán ustedes, “oiga, pues yo no lo siento”. Yo le digo, “yo tampoco”, pero así es: Estamos llamados a estar sentados en la gloria con Cristo Jesús gracias a la gracia del bautismo.

    Sexto punto: El bautismo nos introduce en lo que llamamos misteriosamente la comunidad de creyentes, en otras palabras, lo que llamamos iglesia. No el Papa, no los obispos, no los sacerdotes, sino la comunidad creyente. El bautismo nos hace entrar en la comunidad de creyentes que en griego se dice iglesia. Y a esta comunidad de creyentes se le llama también el Cuerpo de Cristo; a esta comunidad de creyentes se le llama también el pueblo de Dios. Pues bien el bautismo nos hace entrar en la Iglesia, comunidad de creyentes; nos hace entrar en el pueblo de Dios; nos hace ser miembros del Cuerpo de Cristo.
    La 1ª Pe dice: “Pero vosotros sois linaje elegido, sacerdocio real, nación consagrada, pueblo adquirido, para anunciar las alabanzas de Aquel que os ha llamado de ls tinieblas a su luz admirable..:” El bautismo nos marca con un sello indeleble, afortunadamente, es lo que llamamos el carácter bautismal, el sello bautismal. Estamos sellados. Me parece que hay algún tatuaje nuevo que ya se puede hacer desaparecer, verdad, pero los tatuajes antiguos imposible. Tatuados para toda la vida. Perdonen la imagen, la comparación; pero el bautismo es nos imprime un carácter como un tatuaje que nos dice “ésta criatura es de Dios”, soy de Dios. Y es una garantía tremendísima porque el día de nuestra muerte cuando nos encontremos ante Dios él va a decir – a pesar de nuestros pecadazos -; “oye, pero si este es mío, dice soy de Dios”. El bautismo nos imprime tal sello indeleble que nos hace pertenencia de Dios, y solamente si yo renuncio a ser pertenencia de Dios, Dios dice está bien, vete al fuego calientito del infierno (risas); renuncias al grande don que yo te di, eres libre, pero sábete que fuiste marcado para siempre como propiedad de Dios. Pero habéis sido lavados, pero habéis sido santificados, pero habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesucristo y en el Espíritu de nuestro Dios.
    El número 7 de sus apuntes dice: Según el rito del bautismo, cuando termina la ceremonia del bautismo, se hace esa participación. A la criaturita se le dice “eres rey con Cristo, porque Cristo es Rey por el Reino de Dios; eres profeta porque debes hablar de las cosas de Dios; eres sacerdote porque debes darle culto a Dios.”
    Para terminar una última pregunta y una oración: Finalmente una pregunta se impone. ¿Cuándo fue la institución del sacramento del bautismo cristiano? El bautismo de Jesús en el Jordán fue un anuncio y prefiguración de nuestro bautismo. Pero el bautismo propiamente cristiano, que recibimos, fue inaugurado después de la resurrección de Jesús. Si el bautismo es estar metidos en Cristo que muere y en Cristo sepultado, en Cristo resucitado y en Cristo glorificado, entonces el bautismo cristiano fue instituido después de la pascua total de Jesús. ¿Por qué? Porque es una inserción en Cristo que muere, que resucitó y que es glorificado. De tal manera que podemos decir: Anunciado nuestro bautismo en el bautismo de Jesús, fue instituido por Jesús o el día de Pentecostés o también según algunos Padres, cuando Jesús estaba muerto en la cruz, el centurión le abrió el costado y brotó sangre y agua. Y los Padres vieron simbolizada en el agua el agua del bautismo, y en la sangre la sangre de la Eucaristía. Pero aún cuando haya sido en ese momento, Jesús estaba ya resucitado  y glorificado.
    Quiero terminar con una oración. No basta, no basta nada más saber qué es el bautismo, porque ni lo entendemos. Lo que es urgente, o más urgente, es pedirle al Señor en un día como éste y en una circunstancia como ésta que nos conceda la gracia de comprender y de vivir la gracia del bautismo. A mí no me gusta mucho hablar de “voy a renovar mi bautismo”, porque yo no me bauticé; yo fui bautizado por Jesús. Jesús es el que bautiza con Espíritu Santo. Fuimos bautizados. Entonces, más que renovar yo mismo, más que renovar yo mismo mi bautizo, “yo renuevo mi bautismo”, yo le pido a Jesús que renueve él nuestro bautismo en nosotros. Jesús dijo: “Juan bautizó con agua, yo los bautizaré con Espíritu Santo”. Y Juan mismo decía: “Yo bautizo con agua, pero después vendrá uno que es mayor que yo, y él os bautizará con Espíritu Santo”.
     Por eso la oración es: “Jesús, lleno del Espíritu Santo que el Padre te comunicó, y del que estás lleno en tu naturaleza humana glorificada. Dígnate Jesús renovar en cada uno de nosotros, en mí, en cada uno de nosotros, el bautismo en el Espíritu Santo con que quisiste bautizarnos. Jesús, si renuevas ese bautismo en mí, perdona mis pecados; comunícame vida divina; hazme santuario donde habite la Trinidad; úneme a ti Jesús que mueres, que has resucitado, que estás glorificado. Renueva en mí mi pertenencia a la Iglesia que es tu Cuerpo. Y sobre todo ten en cuenta que soy pertenencia tuya Jesús y que estoy llamado contigo para gozar plenamente de Dios por toda la eternidad. Amén”.

*Conferencia del P. Carrillo sobre el tema,  disponible en cd en el IPB-SCA.